San Lucas 22

1 Y la fiesta de los panes sin levadura estaba cerca, que se llama la Pascua. 2 Y los principales sacerdotes y los escribas buscaban la oportunidad de matarlo, pero temían al pueblo. 3 Y Satanás entró en Judas Iscariote, que fue uno de los doce. 4 Y él se fue y tuvo una discusión con los principales sacerdotes y los gobernantes, acerca de cómo podría entregarlo a ellos. 5 Y se alegraron, y se comprometieron a darle dinero. 6 Y él hizo un acuerdo con ellos para entregárselo, si tuviera la oportunidad, cuando la gente no estaba presente. 7 Y vino el día de los panes sin levadura, cuando se tenía que sacrificar el cordero de la Pascua. 8 Y Jesús envió a Pedro y a Juan, diciendo: vayan preparen la Pascua para nosotros, para que podamos tomarla. 9 Y ellos le dijeron: ¿Dónde tenemos que prepararlo? 10 Y les dijo: Cuando entres en la ciudad, verás a un hombre que viene a ti con una vasija de agua; ir tras él a la casa a la que va. 11 Y le dicen al dueño de la casa: El Maestro dice: ¿Dónde está el cuarto de invitados, donde pueda tomar la Pascua con mis discípulos? 12 Y él te llevará a un gran salón con una mesa y asientos: allí listo. 13 Y ellos fueron, y fue como él había dicho: y ellos prepararon la Pascua. 14 Y llegado el momento, tomó asiento, y los apóstoles con él. 15 Y él dijo: cuánto he deseado y esperado celebrar esta Pascua con ustedes antes de venir a mi muerte; 16 Porque les digo que no lo comeré otra vez hasta que esté completo en el reino de Dios. 17 Y tomó una copa y, dando gracias, dijo: compartan esto entre ustedes; 18 Porque les digo que no tomaré del fruto de la vid hasta que venga el reino de Dios. 19 Y tomó pan y, dio gracias, se lo dio a ellos cuando fue quebrado, y dijo: Esto es mi cuerpo, que por ustedes es dado; haced esto en memoria de mí. 20 Y de la misma manera, después de la comida, tomó la copa, diciendo: Esta copa es el nuevo testamento hecho con mi sangre que es derramada por ustedes. 21 Pero la mano del que me va a traicionar está conmigo en la mesa. 22 Porque se hará al Hijo del Hombre según el propósito de Dios, pero infeliz es ese hombre por quien es entregado. 23 Y se preguntaban quién de ellos sería quién haría esto. 24 Y hubo una discusión entre ellos también sobre cuál de ellos era el más grande. 25 Y él dijo: Los reyes de los gentiles son señores sobre ellos, y los que tienen autoridad reciben nombres de honor. 26 Pero que no sea así con ustedes; pero el que es más grande, que se vuelva como el mas joven; y el que es el jefe, como un sirviente. 27 ¿Porque cuál es más grande, el invitado que se sienta a una comida o el criado? ¿No es él que se sienta a la mesa? mas yo estoy entre ustedes como él que sirve. 28 Pero ustedes son los que han permanecido conmigo en mis pruebas; 29 Y les daré un reino como mi Padre me lo dio a mí, 30 para que tomes comida y bebida en mi mesa en mi reino, y los establezca como reyes, juzgando a las doce tribus de Israel. 31 Dijo también él Señor: Simón, Simón, Satanás los ha pedido a ustedes, para sacudirlos como trigo. 32 Pero yo he hecho oración por ti, para que tu fe no te falte, y tú, cuando te hayas vuelto a mi, ayuda a tus hermanos a permanecer firmes. 33 Y él le dijo: Señor, estoy listo para ir contigo a la cárcel y a la muerte. 34 Y él dijo: Te digo, Pedro, antes del segundo clamor del gallo hoy, dirás tres veces que no me conoces. 35 Y él les dijo: ¿Cuándo los envié sin dinero, sin bolsa ni zapatos, tuvieron necesidad de algo? Y ellos dijeron: Nada. 36 Y les dijo: Pero ahora, el que tiene una bolsa de dinero, o una bolsa para comer, que la tome; y el que no tiene espada, déjele su capa por dinero y consiga una espada. 37 Porque les digo que estas palabras que fueron escritas se cumplirán en mí, y fue contado entre los malhechores; porque lo que se ha dicho en las Escrituras acerca de mí, tiene un cumplimiento. 38 Y ellos dijeron: Señor, aquí hay dos espadas. Y él dijo: Basta ya. 39 Y saliendo, se fue, como era su rutina, al monte de los Olivos, y los discípulos fueron con él. 40 Y cuando llegó al lugar, les dijo: Hagan una oración para que no sean puestos a prueba. 41 Y se alejó un poco de ellos y, arrodillándose en oración, dijo: 42 Padre, si te place, quítame esta copa; pero, que se haga tu placer, no el mío. 43 Y un ángel del cielo vino a él para darle fuerza. 44 Y estando en gran angustia de alma, la fuerza de su oración se hizo más fuerte, y grandes gotas, como sangre, en sudor, cayendo a la tierra. 45 Y, levantándose de la oración, vino a los discípulos, y vio que estaban durmiendo por tristeza. 46 Y él dijo: ¿Por qué estás durmiendo? Levántense y ponganse a orar, para que no sean puesto a prueba. 47 Y mientras él decía estas palabras, vino un grupo de personas, y Judas, uno de los doce, estaba frente a ellos, y se acercó a Jesús para darle un beso. 48 Pero Jesús le dijo: Judas, ¿traicionas al Hijo del hombre con un beso? 49 Y cuando los que estaban con él vieron lo que venía, dijeron: Señor, ¿podemos hacer uso de nuestras espadas? 50 Y uno de ellos dio un golpe al siervo del sumo sacerdote, cortándole la oreja derecha. 51 Pero Jesús, respondiendo, dijo: basta ya, Y al tocar su oreja, lo sano. 52 Y Jesús dijo a los principales sacerdotes, a los capitanes del Templo y a los gobernantes que habían venido contra él: ¿Como contra un ladrón has salido con espadas y varas? 53 Cuando estuve en el Templo contigo todos los días, tus manos no se estiraron contra mí, pero esta es tu hora y la autoridad de las tinieblas. 54 Y lo hicieron prisionero, y lo llevaron a la casa del sumo sacerdote. Pero Pedro los persiguió a distancia. 55 Y se encendió un fuego en medio de la plaza abierta, y se sentaron juntos, y Pedro estaba entre ellos. 56 Y una cierta sierva, viéndolo a la luz del fuego, y mirándole con atención, dijo: Este hombre estaba con él. 57 Pero él dijo: Mujer, no es verdad; No tengo conocimiento de él. 58 Y después de un momento, otro lo vio y dijo: Tú eres uno de ellos; y él dijo: Hombre, no soy. 59 Y después de alrededor de una hora, otro hombre dijo, con decisión: Ciertamente este hombre estaba con él, porque él es galileo. 60 Y Pedro dijo: Hombre, no tengo conocimiento de estas cosas de las que estás hablando. Y de inmediato, mientras decía estas palabras, llegó el grito de un gallo. 61 Y el Señor, volviéndose, miró a Pedro. Y las palabras del Señor vinieron a la mente de Pedro, cómo él había dicho: Esta noche, antes de la hora del grito del gallo, me negarás tres veces. 62 Y él salió, llorando amargamente. 63 Y los hombres en cuyas manos estaba Jesús, se burlaban de él y le daban golpes. 64 Y cubriéndole los ojos, le dijeron: ¿Eres profeta suficiente para decir quién te dio ese golpe? 65 Y ellos dijeron muchas otras maldades contra él. 66 Y cuando fue de día, los príncipes del pueblo se juntaron, con los principales sacerdotes y los escribas, y lo llevaron delante de su Sanedrín, diciendo: 67 Si tú eres el Cristo, dilo. Pero él dijo: Si yo digo eso, no creerás; 68 Y si te hago una pregunta, no darás una respuesta ni me soltaras. 69 Pero desde ahora, el Hijo del hombre se sentará a la diestra del poder de Dios. 70 Y todos dijeron: ¿Eres tú entonces el Hijo de Dios? y él dijo: Ustedes dicen que yo soy. 71 Y ellos dijeron: ¿Qué más necesitamos nosotros, testigos? tenemos las mismas palabras de su boca.